La concesión de la autopista Burgos – Cantábrico (Málzaga) fue otorgada en 1974 a la sociedad Eurovias Concesionaria Española de Autopistas, S.A. En febrero de 1978 se abrió al tráfico el primer tramo de la autopista comprendido entre los enlaces de Rubena y Briviesca de 30 km de longitud. En 1994 se segregaron de la concesión los tramos Armiñón – Urbina y Urbina – Málzaga por lo que en adelante la autopista objeto de la concesión estaría formada por el tramo actualmente existente entre Burgos – Armiñón.

En marzo de 2000, Europistas, concesionaria de la autopista Bilbao – Behobia, y Eurovias se fusionaron mediante la absorción de la segunda por la primera y extinción de Eurovias. Como consecuencia de esto, la concesión de la autopista AP-1 Burgos – Armiñón pasó a ser titularidad de Europistas.

En 2007 se constituyó la sociedad AP-1 Europistas Concesionaria del Estado, S.A.U. a la cual se transmitió la titularidad del contrato de concesión de la autopista AP-1 Burgos – Armiñón, sociedad que ostenta dicha titularidad hasta ahora.

Historia AP-1 Europistas

La autopista tiene una longitud de 84,3 y enlaza el centro y sur peninsular con la frontera francesa formando parte del itinerario, muy transitado, que comunica la península ibérica con el centro de Europa.

La mayor parte del tráfico que utiliza la autopista es de largo recorrido, con marcado carácter estacional, un alto porcentaje de vehículos extranjeros y un alto componente de vehículos pesados.

Debido a la orografía montañosa por donde discurre el trazado más significativo, dispone de tres túneles con una longitud de 1.314m. Esta circunstancia plantea considerables esfuerzos en la explotación durante los meses del período invernal.